Dejó todo y se unió a un circo para educar a los niños

314 0

Francisco Paredes\r\n\r\nTIANGUISTENCO, México, 13 de Oct.- Como cualquier madre de familia, Lizette Carrillo apura a sus dos hijos, son las ocho de la mañana y ya es tarde para que los dos jóvenes asistan a sus clases de secundaria; sin embargo, solo tienen que salir de su casa rodante para llegar a su improvisada escuela, que consta de una mesa y un pizarrón al lado de otro remolque que forma parte de la caravana del Circo África, que ahora se encuentra instalado en el municipio de Tianguistenco, en el valle de Toluca.\r\nLizette es la cuarta generación de cirqueros en su familia, heredó el circo África de sus padres y no conoce ni concibe su vida fuera del circo; a pesar de esto, reconoce que esta vida le impidió obtener una adecuada educación, ya que la ha pasado viajando, lo que le complicó asistir a alguna escuela para aprender las cosas básicas.\r\n»Toda la vida mis abuelos, mis tatarabuelos han sido de circo, totalmente de circo. Nosotros no tuvimos la oportunidad, que ahora la hay. No estudié yo ni fijo ni en CONAFE, porque ahora la hay. Lo poco que aprendí yo, mis padres me lo enseñaron entre presentaciones o entre viajes por el país», recuerda Lizette sobre su educación durante la vida en el circo.\r\nHan pasado dos días de su llegada al municipio de Tianguistenco y los integrantes del Circo África apuran el paso para recuperar el tiempo perdido en el armado de la carpa, ya que las lluvias de los últimos días impidieron que pudieran instalarla y esperan poder brindar esta noche su primera función en esta localidad.\r\nEl ajetreo de los integrantes no interrumpe las clases del profesor Héctor Huerta Dávila, uno de los voluntarios que integran el Consejo Nacional para el Fomento Educativo (CONAFE), quien fue asignado para dar clases en los circos del Estado de México.\r\nÉl atiende a siete alumnos de primaria y a cinco más de secundaria, siendo la única opción para que los pequeños puedan cursar la educación básica certificada por la Secretaría de Educación Pública en México.\r\nAl igual que cualquier profesor de primaria y secundaria se enfrenta al temperamento de los pequeños; sin embargo, entre juegos y libros poco a poco van progresando en sus estudios, el contexto en el que se desarrollan los hacen ser chicos despiertos e inquietos desde pequeños, por lo que Héctor tiene que esforzarse el doble para que asimilen de mejor forma los conocimientos.\r\n»Siempre tuve curiosidad; siempre vi en la tele, en internet sobre CONAFE, de ir a comunidades alejadas a dar educación y siempre me pregunté: ¿Qué será eso? Mi licenciatura es en Derecho y un día me quedé sin trabajo y fui a CONAFE, me entrevistaron y me quedé, y pues quise compartir el conocimiento que tengo, por mucho o poco que sea. Un día agarran y me dicen: Te vas a ir a un circo, y aquí estoy», comentó el maestro que da clases en el Circo África.\r\nEl CONAFE ha apoyado este programa desde hace 15 años, cuando la Asociación de Empresarios y Artistas de Circos de México se acercó a esta institución federal para poder instruir a las nuevas generaciones de cirqueros, por lo que comenzaron con la educación en 15 circos y han llegado a atender a más de 40 en todo el país con personal de CONAFE del Estado de México.\r\nEste es el segundo ciclo escolar de Héctor en el Circo África, por lo que ya se ha acostumbrado a este ritmo de vida. Le fue asignado un pequeño camarote en una de las cajas de tráiler en las que transportan los materiales.\r\n»Al principio sí me resultó un poquito complicado, un contexto totalmente diferente al mío, porque sí pensé: ¿Cómo serán los alumnos en un circo? ¿Cómo serán conmigo? Y si me costó un poco de trabajo, pero ahorita nos llevamos muy bien, un ambiente de respeto y educación, y por eso es mi segundo año con ellos», comentó el profesor.\r\nAl igual que su improvisada escuela, su cama y sus muebles han sido improvisados; sin embargo, tiene todas las comodidades que tendría una pequeña habitación, con la diferencia que en las paredes de la caja del tráiler se encuentra pintada publicidad del Circo África y esta caja de tráiler lo ha llevado a recorrer gran parte del centro del país durante el último año.\r\n»Ha sido difícil no ver a mi familia, dejar a mi mamá, a mis sobrinos, y solamente de mensaje en mensaje, pues es complicado, pero hasta eso tenemos vacaciones y el poco tiempo que tengo paso el tiempo con mi familia», relató.\r\nLos integrantes del circo y el propio Héctor desean continuar con la educación de los niños que integran su espectáculo, y aunque es el último año de asignación por parte de CONAFE para él, espera que pueda aumentarse a un año más para lograr sacar a la primera generación de estudiantes de secundaria y concluir con esta tarea.\r\n»Si por parte de CONAFE existe que los siga apoyando, yo estoy en la mejor disposición. Ha sido increíble para mí. Ahora sí que inicié el primer año con ellos y me gustaría terminar el tercer año con ellos», concluyó.\r\n

Avatar

MVT

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *