Comprar a crédito eleva al doble el costo de los bienes: CONDUSEF

363 0

TOLUCA, México, 30 de Enero de 2011.- Adquirir un bien a través de un crédito puede implicar que, a final de cuentas, una persona pague más del 100 por ciento del valor original del objeto adquirido, de acuerdo con las condiciones de compra, la tasa de interés que se aplica y el instrumento crediticio que se utilice.\r\nDe acuerdo con un análisis comparativo elaborado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), comprar a crédito puede ser la mejor vía para que una persona adquiera un bien que requiere, pero también, en ocasiones, se convierte en una forma de entrar en un problema económico del que después es muy complicado salir.\r\nEl análisis de la Condusef pone como ejemplo la compra de un refrigerador, cuyo valor de contado es de 10 mil pesos, pero si la compra se realiza mediante un crédito personal de bien de consumo duradero, implica una tasa de interés, comisiones e IVA del 19.9 por ciento, lo que a final de cuentas se refleja en un costo total de 11 mil 994 pesos.\r\nSi el mismo refrigerador de compra mediante un crédito personal vía nómina, entonces de aplica una tasa de interés, comisiones e IVA equivalente a 23.7 por ciento, por lo que el mismo artículo eleva su precio final de 10 mil a 12 mil 367 pesos.\r\nEl mismo refrigerador adquirido con una tarjeta de crédito, pagando en el propio establecimiento comercial, recibe un cargo adicional de tasa de interés, comisiones e Impuesto al Valor Agregado equivalente al 43 por ciento, por lo que en lugar de pagar 10 mil pesos, en realidad se terminará pagando 14 mil 299 pesos.\r\nSi el mencionado refrigerador se comprara también con una tarjeta de crédito, pero haciendo la disposición de los 10 mil pesos en un cajero automático, eso implicaría, a final de cuentas para el adquiriente, un costo de compra de 15 mil 510 pesos, debido al interés, comisiones e IVA que se aplica en este tipo de operación bancaria.\r\nFinalmente, si una persona acude a una casa de empeño y deja empeña algunas joyas o bienes para obtener los 10 mil pesos para la compra del refrigerador, se calcula que terminaría pagando 21 mil 313 pesos por la tasa de interés (113.2 %) que aplican ese tipo de instituciones a la hora de querer recuperar lo que se dejó en prenda.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *