Comenzó el corte de flor para Día de Muertos; hay poco cempasúchil

312 0

José Contreras Contreras\r\n\r\nTENANGO DEL VALLE, México, 29 de Oct.- Este martes, los productores florícolas de la zona centro-sur de la entidad, donde se siembra y cosecha el 80 por ciento de la producción estatal, comenzaron el corte del cempasúchil, alelí, nube y crisálida, que son las especies más demandadas en el mercado de la zona centro del país en ocasión del Día de Muertos.\r\nDesde las 05:00 de la madrugada las familias enteras salieron de sus casas y se dirigieron a sus cultivos, los cuales sembraron desde el pasado 24 de Junio, día de San Juan, a quien le pidieron con devoción y entrega que esta fuera una buena temporada para ellos, que la tierra sea fértil y el clima propicio.\r\nLa mayoría de los pequeños no acudió a las escuelas de la zona, porque es tiempo de ayudar en el corte de flor, que es uno de los procesos más extenuantes y que requiere de manos suaves para no lastimar la flor, como las de los niños, quienes ataviados con sombreros de ala ancha, para protegerse del sol, apoyaron a sus mayores a cosechar esta riqueza natural.\r\nDomingo Jiménez, quien desde hace más de treinta años se dedica a sembrar flores de temporada para el Día de Muertos, en San Francisco Putla, en el municipio de Tenango del Valle, dijo con tristeza que cada vez es menos el cempasúchil que se siembra y cosecha en la zona, “porque es una planta muy delicada, se le invierte mucho y se le saca poco”.\r\nExplicó que el cempasúchil “guarda” mucha agua, por lo que si las lluvias son intensas, como lo han sido este 2013, las plantas se “acaman” o “acuestan” y se echan a perder. También precisó que el pétalo de la más tradicional flor de muertos es demasiado sensible y se perfora con las gotas de lluvia, por lo que su cultivo a cielo abierto es francamente muy complicado.\r\nComentó que muchos han cambiado a otros cultivos, como el alelí, la nube o la crisálida, que aguantan mucho más las inclemencias del tiempo, e incluso se logra mayor ganancia con los compradores.\r\n”Son ellos los que se llevan todas las ganancias”, acusó el productor de San Francisco Putla, y, con hechos, demostró cómo llegan a las milpas con sus camionetas, revisan al detalle la flor ya cortada y establecen el precio por “manojo”, que va de 20 a 30 pesos. Nunca más que eso.\r\nSin embargo, ya con las flores en las cajas de sus camionetas, ellos solamente bajan unos cuantos kilómetros y se ubican a pie de la carretera Toluca-Tenango del Valle, y ahí ofrecen el producto, pero a precios de 80 a 100 pesos por el mismo manojo por el que ellos minutos antes solamente pagaron cuando mucho treinta pesos.\r\n”Ellos son los que hacen el gran negocio, vienen y compran a 30 y venden a 100 pesos; es decir, en una pasada ellos ya ganaron hasta 70 pesos por manojo, cuando a nosotros no nos dan a ganar casi nada”, señaló el floricultor.\r\nExplicó que el que produce tiene que invertir en semilla, abono, herbicidas, además de pagar a algunas personas que se contratan para el corte, a quienes se les paga de 4 a 5 pesos por “manojo” cortado y amarrado. “Nosotros somos los que invertimos y los intermediarios los que ganan a nuestras costillas”, dijo.\r\nAdemás, el producto tendrá un aumento en el precio al público cuando se venda en los panteones de las ciudades aledañas los días 1 y 2 de noviembre, en la celebración del Día de Muertos. “Dicen que en Toluca, el mero día, se vende la flor hasta en 200 pesos el manojo, y de eso ya no nos toca nada”, abundó.\r\nQuizá por ello en San Francisco Putla cada vez menos personas siembran cempasúchil y han decidido dedicarse a las hortalizas, por lo que este año los cultivos de flor se entremezclaron con zanahoria, lechuga, chícharo y otras legumbres.\r\nLos floricultores de San Francisco Putla consideraron que la autoridad federal, estatal y municipal debería voltear al campo e invertir en el cultivo de la flor. “Antes nos ayudaban con el fertilizante, nos daban gallinasa, nos pagaban la mitad del herbicida, pero ahora ya ni siquiera nos visitan. A ese ritmo, pronto ya ni siquiera va a haber flor para los difuntos”, concluyó Jacinto Perea, otro de los floricultores. \r\n

MVT

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *