Cimbra autolanzable: las obras del Tren Interurbano en las alturas

1042 0

Agencia MVT

Ocoyoacac, México, 30 de agosto de 2018.- Las dificultades técnicas que implica la construcción del Tren Interurbano México-Toluca no solamente se libran en el subsuelo y a ras de piso, sino también a más de 40 metros de altura.

Para ello se utiliza la técnica denominada “cimbra autolanzable”, que es un complejo mecanismo de ejecución de puentes que se utiliza en algunos tramos de donde correrá el tren, principalmente en el área del Parque Nacional La Marquesa.

Esta estructura metálica soporta su propio peso y avanza entre las columnas mientras construye las “ballenas” de concreto mediante un sistema de gatos hidráulicos, por lo que se desplaza al mismo tiempo que va terminando cada pieza.

Para la “cimbra autolanzable” no es necesaria la utilización de “ballenas” prefabricadas cuyas dimensiones podrían variar al ser colocadas entre las columnas y que implican maniobras de traslado vía terrestre. Tampoco se utilizan grúas más que las necesarias para montar este sistema autónomo.

Para la realización del Tren Interurbano se emplean mil 400 columnas que sostienen más de 2 mil trabes que miden de 10 a 74 metros de altura.

Debajo de cada columna, hay una zapata de concreto de siete por siete metros por cuatro metros de espesor y debajo de ésta hay entre cuatro y ocho pilas que varían en su largo entre 20 y 60 metros.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el proyecto ha implicado un trabajo de 4 millones de horas de ingeniería.

La construcción inició en junio de 2015 y aunque inicialmente fue anunciada para este año, entrará en funcionamiento en 2019.

En operación, el tren dará servicio a 230 mil pasajeros cada día, en un recorrido de terminal a terminal de 39 minutos, esto es 60 minutos menos de lo que dura en promedio ese recorrido en auto.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *