Alcoholismo creció 47% en los últimos 7 años en el Valle de Toluca: Cisneros

559 0

Agencia MVT / José Contreras Contreras

TOLUCA, México, 1 de Marzo del 2018.- En México, cada año 400 mil personas mueren por alcoholismo, tanto de los daños orgánicos que genera esta enfermedad, como por accidentes causados por conducir bajo los efectos de las bebidas embriagantes. En el Estado de México, y en particular en el Valle de Toluca, las personas beben cada vez a más temprana edad, «hoy se atienden casos de niños de 8 años con esta adicción».

Así lo informó Héctor Cisneros Basurto, de la organización civil En Busca de Una Nueva Vida, que atiende un albergue en el que se atienden actualmente a 40 personas con problemas de alcoholismo y adicción, principalmente marihuana y cocaína.

Relató que al albergue Manantiales de Vida, ubicado en la comunidad de San Mateo Tlalchichilpan, municipio de Almoloya de Juárez, llegan menores de 8, 9 y 10 años, con terribles problemas de pobreza, y en avanzado estado de alcoholismo.

Sostuvo que la pobreza, marginación, alcoholismo y drogadicción mantienen una relación directa, por lo que mientras no seamos capaces de rescatar a las nuevas generaciones de esa situación social, el círculo vicioso seguirá repitiéndose y cobrando muchas vidas.

“Una persona pobre, con falta de preparación, que no sabe leer ni escribir, es más vulnerable a la drogadicción, al alcoholismo, porque alguien bien preparado es capaz de razonar y decidir positivamente sobre aquello que le puede conducir a su autodestrucción, pero quien no tiene ningún tipo de base educativa, evidentemente está más expuesto a esta enfermedad: el alcoholismo.

“Entre la gente pobre, siete de cada diez están en riesgo de caer en alcoholismo y drogadicción, y la gente con posibilidades económicas, con mayor nivel educativo, es más resistente a estas enfermedades”, dijo.

Lamentó que las mujeres también estén cada vez más expuestas a problemas de alcoholismo y drogadicción, y señaló que aunque ellas se esconden más, “no son tan públicas”, también son cada vez más los casos de jovencitas que tienen que recibir ayuda para salir de esa problemática.

Señaló que la propuesta del albergue Manantiales de Vida es una sana relación entre educación, cultura, deporte, sana recreación y salud, por lo que a quienes ahí se atiende, se les ofrecen alternativas educativas.

“Gracias al apoyo del Instituto Nacional de Educación para Adultos, INEA, estamos sacando a estas personas del analfabetismo, están haciendo su primaria, su secundaria, y con eso van saliendo de problemas de alcoholismo y las adicciones”, detalló.

Por último reconoció que las cifras sobre alcoholismo y drogadicción son escasas y poco confiables, pues aseguró que la mayoría de los casos se mantienen en secrecía tanto por las familias como por las organizaciones que tienen en el anonimato una muy buena opción de ayudar, pero dijo que él tiene la seguridad de que el problema del alcoholismo creció por lo menos 47 por ciento en los últimos siete años en el Valle de Toluca.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *