Alcalde robó a escuela 10 toneladas de cemento

300 0

ECATZINGO, México, 27 de Julio.- El presidente municipal de Ecatzingo, José Isabel Yáñez Mendieta, fue acusado por padres de familia y directivos de la primaria Doroteo Arango de robarse 10 toneladas de cemento que se ocuparían para la construcción de tres aulas para niños que no tienen lugar para estudiar.\r\nLa directora del plantel educativo, Carmen Osorio González, informó que hubo un acuerdo con el alcalde de Ecatzingo para que se construyera las aulas, pero a cambio los padres pondrían el cemento y el gobierno municipal la mano de obra y el resto de material.\r\n”Al principio nos pidió 50 toneladas de cemento, pero sólo gestionamos 10 toneladas con el diputado local Óscar Jiménez Rayón, y se los entregamos al presidente municipal José Isabel Yáñez”, recordó la profesora.\r\nExplicó que la intención de los padres de familia y directivos era entregar las 50 toneladas, pero poco a poco; sin embargo, las primeras 10 toneladas se las quedó el alcalde y en dos años no construyó las aulas.\r\nLos padres de los alumnos se molestaron con la autoridad municipal porque creyeron en su palabra y “lo único que nos hizo fue robarnos el cemento y las ilusiones de tener mejores aulas para los escolares”, dijo Carmen Osorio.\r\nEl argumento del presidente municipal de Ecatzingo fue que la dirección de Instalaciones Educativas del Gobierno del Estado de México no le aceptó el proyecto, pero tampoco regresó el cemento a los directivos de la primaria Doroteo Arango.\r\nLa directora de la escuela, al ver lo que hizo el alcalde, y ante la necesidad de gestionar las aulas, solicitó a través de internet la ayuda al gobierno federal. “Pedí al Instituto de Infraestructura Educativa del gobierno federal una solicitud para la construcción de la primera aula, pero cuando me dieron mi número, con muchos ceros, a través de internet, pensé que nunca me ayudarían”, recordó.\r\nSin embargo, pocos días después, en marzo de 2012, llegó un ingeniero de apellido Montaño y una empresa constructora que enviaba el gobierno federal, para saber dónde se quería el aula.\r\n”El gobierno federal, que actuó de inmediato, sin pedirnos ni un solo peso para construir un aula con valor de 592 mil pesos y con un estricto control de calidad”, expresó.\r\nLos funcionarios conformaron un grupo de seis amas de casa para que fungieran como Contraloría Social y Vigilancia, pero también a la empresa se le exigió calidad en el aula. “El gobierno federal ya nos entregó el aula, los padres estaban felices, pero aún no se les olvida el robo que nos hizo el presidente municipal de Ecatzingo, con las 10 toneladas de cemento”, finalizó la profesora.

Avatar

MVT

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *